FENACOPEL destaca incansable labor de COPELEC y COELCHA en medio de la emergencia producida por los incendios forestales

Una serie de pérdidas y daños al sistema eléctrico fue el saldo que dejaron los incendios forestales en la zona centro – sur del país, instalaciones que hoy en día se siguen reponiendo para normalizar a la brevedad el suministro eléctrico a los clientes.

Durante el pasado mes de febrero, las regiones de Ñuble, Biobío y La Araucanía sufrieron una seguidilla de incendios forestales de gran magnitud, los cuales consumieron miles de hectáreas de bosque, terminando por afectar a cientos de familias, muchas de las cuales perdieron la totalidad de sus enseres, dejando incluso víctimas fatales.
La serie de siniestros incendiarios tuvo además un negativo impacto en el sistema eléctrico de las zonas afectadas, dejando a cientos de familias sin suministro eléctrico, y dañando elementos esenciales para el normal funcionamiento de este servicio, como lo son transformadores, conductores, equipos, postes, empalmes, entre otros.

Ante esta compleja situación, las cooperativas eléctricas COELCHA y COPELEC tuvieron un arduo trabajo para tratar de minimizar los efectos de los incendios ocurridos, realizando un importante despliegue técnico y humano con la finalidad de normalizar lo antes posible el suministro eléctrico a las familias afectadas. Al día de hoy, las Cooperativas siguen trabajando arduamente en superar la condición de emergencia y lograr un adecuado funcionamiento de toda la red afectada.

 

En el caso de la Sociedad Cooperativa de Consumo de Energía Eléctrica Charrúa Ltda. (COELCHA), sus equipos comenzaron a trabajar desde el día 2 de febrero, fecha en la que comenzaron los siniestros, donde las principales labores tuvieron que ver con el reemplazo de postes de madera impregnada por postes de hormigón armado de 10 y 8,7 m., reemplazo de conductor de cobre por conductor de aluminio protegido y desnudo en líneas de media tensión y pre ensamblado en redes de baja tensión. Además, se realizó el reemplazo de estructuras y aislación, cambio de subestaciones aéreas de distribución y corte de árboles que, producto de los incendios, quedaron en condición de riesgo para las líneas de distribución de energía eléctrica.

Según indicó el Gerente de Distribución e Ingeniería de COELCHA, Oscar Melo, en total resultaron quemados 2,7 Km de red de media tensión, 1,3 Km de red de baja tensión, 43 Postes de madera de 10 m. y 22 postes de madera de 8 m., siendo las comunas más dañadas Nacimiento, Cabrero, Yumbel, Yungay y Quillón, con un total de 3.012 usuarios afectados.

“Los tiempos de reposición de suministro a través de los arranques principales se realizaron antes de 6 horas, desde que se inició la interrupción. En los arranques secundarios, o más aislados, alcanzaron hasta las 36 horas. Para ello, dispusimos de un total de 57 personas, con 5 Brigadas pesadas, 4 Brigadas livianas, 3 Brigadas de roce, 5 Supervisores y se aumentó en 3 personas la dotación de contestadores telefónicos”, explicó el Ejecutivo de COELCHA.

Por su parte, la Cooperativa de Consumo de Energía Eléctrica Chillán Ltda. (COPELEC), informó que en total fueron 11 días continuos de actividades en terreno, siendo los primeros días los de mayor intensidad y afectación.
“Luego de la recuperación de nuestras redes de media y baja tensión hemos continuado con la reinstalación de empalmes de intemperie para clientes que sufrieron daños en sus hogares y en las más de 200 casas de emergencia que se han dispuesto”, indicó el Gerente Técnico de COPELEC, Cristian Gajardo, el cual indicó además que se vieron afectadas localidades y sectores de las comunas de Chillán, Chillán Viejo, Coelemu, Quillón, Ranquil, Trehuaco, Portezuelo y Ninhue, representando un total de 45.000 afectados, asociados a operaciones de protecciones por efectos de incendios, y 3.000 afectados por el fuego de forma directa.

En total, COPELEC movilizó a 390 personas, entre personal de planta y contratistas de área de roce y apoyo eléctrico, teniendo como principales daños un total de 98 postes de madera y hormigón, 14.000 mts. de conductores de líneas de media tensión, 38.800 mts. de líneas de baja tensión y 200 casas dañadas de cooperados y clientes.
“Nuestra Cooperativa cuenta con un protocolo de contingencia que se activó antes del inicio de los incendios, activando la alerta preventiva para todo el personal del área eléctrica. Luego se cambió el estado de alerta activándose el protocolo de atención de emergencias, permitiendo contar con todos los recursos y condiciones para atender la contingencia de gran magnitud, lo que dio como resultado la reposición de nuestras redes de media tensión en tiempo muy menor, lo que fue destacado por la autoridad fiscalizadora y del área, todo realizado gracias a recursos de la propia Cooperativa”, explicó el Ejecutivo de COPELEC.